Terruño

EL ALMA DEL VINO DE SONSIERRA

En total en Sonsierra atesoramos 516 hectáreas de viñedo propio, repartidas en casi 1.500 pequeñas parcelas, con cepas que van desde los 20 a los 130 años de media de edad y que pertenecen desde hace varias generaciones a los socios de nuestra bodega. En ellas cultivamos en suelos profundos, arcillo calcáreos, únicamente las variedades nativas, Tempranillo Tinto, Tempranillo Blanco y Viura, las que con el tiempo mejor se han adaptado al terreno sobreviviendo al paso de los años dando vinos reconocidos en todo el mundo.

 

 

Galería

VIÑEDOS EXTRAORDINARIOS

Suelos pobres en materia orgánica que limitan la producción aumentando la calidad de los racimos. De estructura equilibrada (arenas, limos y arcillas) y ricos en caliza, son perfectos para el Tempranillo, que aquí se comporta de manera especial. Como resultado tenemos vinos perfectos para la crianza con un buen balance de acidez y concentración de aromas y sabores.